jueves, 26 de octubre de 2017

Senior Masculino 3ª División: CD San Ciprián 74 – 57 BALONCESTO CAMBRE





Clara derrota de los nuestros en el desplazamiento más lejano de la Liga Regular, marcado por la ausencia de jugadores clave que hubieran ayudado a cambiar el devenir del encuentro.


Para este partido, los cambreses no pudieron contar con Elías Ruíz, Jorge Rodríguez y Dani Fernández, todos ellos causaron baja por motivos personales. Como novedad en la convocatoria destacar la decisiva aportación del base Martin Montero, debutante en el equipo.


CD San Ciprián: R. Pelaez (25 puntos), E. Rodríguez (5 puntos), Humberto Cao (15 puntos), J. D. López (3 puntos), C. García (14 puntos) – 5 inicial – M. Nieto (2 puntos), J. Franco (10 puntos).
Entrenadores: J. M. López y M. J. Mota.


BALONCESTO CAMBRE: Carlos Cubeiro (2 puntos), Luciano Robledo (2 puntos), Pablo Carral (20 puntos), Jorge Fiorelli “Fio” (7 puntos), Gus López (5 puntos) – 5 inicial – Martín Montero (17 puntos), Bruno Cabado (2 puntos), Fer Dato (2 puntos), David Torreiro (-).
Entrenador: Borja López.

Tanteos parciales: 16-9, 23-23, descanso, 15-14, 20-11. 

Árbitros: Rego, D. y Casal, J. B. Eliminaron por doble falta técnica a José Franco, del equipo local. Expulsaron por acumulación de faltas a Fío por parte de los visitantes.

Asistencia: Alrededor de una veintena de espectadores se congregaron en el pabellón municipal de A Veiga para presenciar este encuentro.

Incidencias: Partido correspondiente a la Jornada 2 del grupo A de Coruña, de la 3ª División Masculina, disputado el pasado domingo, 22 de octubre de 2017, a las 19:00 horas en San Ciprián (Concello de Cervo, Lugo).


Imagen del salto inicial con Gus López y el pívot rival como protagonistas  (Fuente: CD San Ciprián) 


El partido comenzó con varios intercambios de canastas por parte de ambos equipos. Ningún equipo era capaz de imprimir su ritmo propio al partido. Los locales conseguían ventajas a raíz de las penetraciones de su base (25 puntos, máximo anotador del encuentro) y sus asistencias más allá del arco del triple. Los cambreses en cambio conseguían valiosas oportunidades a partir de cargar el rebote de ataque y el dinamismo de Gus López. Con el paso de los minutos, los visitantes fueron poco a poco diluyéndose tanto a nivel defensivo y ofensivo: Situaciones demasiado individualistas, abuso del bote y del tiro de media y larga distancia, mal balance defensivo, inexistentes ayudas, problemas para cerrar el rebote...



El segundo cuarto arrancó con varias faltas pitadas al equipo local, que la falta de rotación hizo que esto fuera un auténtico problema. Los cambreses aprovecharon estas circunstancias para mejorar las sensaciones de juego con respecto a los minutos finales del anterior cuarto. La irrupción de Martín Montero en el partido supuso una inyección de dinamismo y fluidez de juego para los nuestros. Se jugó con más cabeza, no forzando errores ni situaciones de juego complicadas, se jugó con altruismo buscando siempre al compañero mejor colocado. La sociedad firmada por Martín con Gus, Fio, Bruno o Pablo generó muchas ocasiones de canasta, que prácticamente solo pudo materializar con buenos porcentajes este último. En cuanto a la defensa, se seguían teniendo problemas a la hora de cerrar el rebote y saltar las ayudas, aunque en estos minutos los locales estaban un poco más intensos y centrados, lo que les permitió recuperar varios balones y forzar pérdidas de balón a los contrarios. El partido se fue al descanso con un marcador favorable a los locales de 39 a 32.



Tras la vuelta del intermedio, nuestros chicos no salieron con la misma fuerza que en los instantes finales del anterior periodo. Varias canastas consecutivas de Martín y Pablo pusieron a los nuestros a una distancia de solo 6-7 puntos del rival durante buena parte del encuentro, pero faltó ese paso más atrás para seguir recortando distancias. Tampoco los cambreses pudieron sacar mucho del contragolpe, errando muchos pases y canastas en situaciones favorables que hubieran permitido a los nuestros acercarse aún más en el luminoso. Los problemas de faltas empezaron a afectar a varios hombres importantes en los esquemas de juego cambreses; los problemas de faltas de Gus y Fío provocaban muchos desajustes en el juego interior, que el equipo rival se encargó de castigar. Pese a que estos dos jugadores estuvieron varios escalones por debajo del nivel de juego con respecto al primer partido, su entrega y brega quedó más que demostrado en el partido, luchando por cerrar rebotes a gente de mucha mayor altura y corpulencia. En el momento que uno de los dos no estaba en cancha o los dos a la vez, el equipo se resintió, pese al buen hacer de nuestro joven interior, David Torreiro o el esfuerzo de Fer Dato para minimizar sus bajas.



En el último cuarto, los problemas de faltas siguieron azotando a los nuestros. Tampoco supimos dar ese paso adelante a nivel defensivo para proteger el aro, ya que San Ciprián seguía anotando canastas con demasiada facilidad. El ataque cambrés acabó por volverse demasiado individualista y predecible, ya que prácticamente Martín y Pablo eran los únicos en sostener la anotación visitante en una tarde gris de acierto a canasta. En cuanto a labores defensivas, las escasas o nulas ayudas permitían a los locales distanciarse en el marcador por medio de penetraciones a canasta y rebotear ofensivamente una y otra vez, lo que les permitiría alcanzar las máximas diferencias de todo el encuentro hasta sentenciar el marcador con el resultado final.



Resultado engañoso, porque aunque la victoria de los rivales fue más que justa y merecida, el tanteo estuvo la mayor parte del encuentro en diferencias de 7-8 puntos a su favor. El equipo local logró en el primer cuarto una renta que supo administrar con cabeza y buen juego, sin que la vieran peligrar en ningún momento. A ratos nuestros chicos jugaron un baloncesto muy dinámico y participativo pero insuficiente para hacer frente a la altura y corpulencia de sus jugadores.



Con este resultado, Baloncesto Cambre se sitúa momentáneamente en la cuarta posición de la tabla clasificatoria, con un balance de 1 victoria  y 1 derrota.





Jornada 3: BALONCESTO CAMBRE – Bristol Tigers.



El próximo partido de los nuestros será en casa, en el municipal Sofía Toro de Cambre, ante uno de los equipos llamados a estar ahí arriba, Bristol, que venció en su primer y último encuentro al equipo de Irmandiños (64-49). El encuentro está todavía pendiente de hora y día de juego.


En nuestro doble enfrentamiento de la temporada pasada, la victoria cayó en ambas ocasiones del lado de los coruñeses.