jueves, 17 de mayo de 2018

Cadete Femenino 2ª División: Esclavas 53 – 20 BALONCESTO CAMBRE (Copa Primavera VUELTA)




Nueva derrota de las cambresas en esta ronda eliminatoria de la Copa Primavera, de la que quedan apeadas y dan por concluida la competición oficial en esta temporada.


Para este partido el ténico cambrés contaba con la totalidad de su plantilla, salvo la excepción de Irene Alonso, baja por motivos personales. Completó la convocatoria la infantil Alía Ortega.




Esclavas: C. García (-), M. Macías (7 ptos), L. Ruíz (21 ptos), C. Santos (2 ptos), N. Vázquez (17 ptos) – 5 inicial – C. Barredo (-), O. Souto (-), E. Salgado (-), L. Peris (-), I. Fidalgo (6 ptos), S. Álvarez (-), C. Pereira (-).

Entrenador: Pablo Orgeira.





BALONCESTO CAMBRE: Sandra Mira (4 puntos), Erea Díaz (2 puntos), Alejandra Vázquez (1 punto), Alía Ortega (5 puntos), Celia Gutiérrez (6 puntos) – 5 titular – Andrea Rey (-), Nerea Pérez (-), Sara da Silva (-), Lucía Pereiro (2 puntos), Lucía Andrade (-).

Entrenador: Borja López.




Tanteos parciales: 16-5, 18-4, descanso, 10-4, 9-7.

Árbitros: Laura Piñeiro y Oliver Dvojakovski. Eliminaron por faltas a la jugadora número 7 de las locales.

Asistencia: Alrededor de unas 50 personas presenciaron este encuentro.

Incidencias: Partido correspondiente al partido de vuelta de la Copa Primavera, disputado el pasado sábado 12 de mayo del 2018, a las 10:00 horas en la polideportiva II de Riazor (A Coruña).






Las cambresas tenían que remontar una desventaja de 12 puntos que arrastraban del partido de ida en Cambre. Por parte de las visitantes, saltaron de inicio al terreno de juego con: Sandra, Erea, Alejandra, Alía y Celia; Un quinteto rápido pero también alto, bastante compensado. Se dispuso de buenas acciones ofensivas pero con escaso acierto en el aro rival, tardando más de 5 minutos en anotar los primeros puntos visitantes por medio de un tiro libre convertido por Alejandra. En el otro lado, las coruñesas sabían que tenían que salir aún más intensas y concentradas que sus rivales si querían que la eliminatoria no siguiera abierta y lograron un parcial de 10-0 que ponía muy complicado el sueño de pasar la ronda. Las visitantes sufrían muchísimo en defensa, con muchos despistes de colocación, ayudas que llegaban tarde y problemas para cerrar el rebote, lo que hacía que las colegialas atacaran con comodidad una y otra vez en nuestro aro. Especialmente las jugadoras 15 y 71 llevaban el peso anotador de las suyas en estos instantes. Tras un tiempo muerto solicitado por Borja López, hubo una mejoría en defensa y también en ataque, liderada por una omnipresente Sandra Mira que contagiaba a las suyas con su despliegue físico sobre la cancha (16-5, minuto 10).





Ya en el segundo cuarto, el partido comenzó a ganar en intensidad y dureza, con cada vez más faltas señaladas para ambos lados. En estas acciones hubo momentos de desconexión de varias jugadoras, más preocupadas de discutir o estar pendientes de la grada que de tratar de hallar la forma de mejorar las sensaciones de las visitantes sobre la cancha. Las cambresas iban dando entrada a todas sus jugadoras de banquillo pero los problemas seguían siendo los mismos y no se daba con la tecla exacta para solucionarlos: Faltaba concentración en defensa y acierto en ataque, ya que se movía bien el balón, se conseguía correr bien al contraataque, pero las nuestras estaban fallando cosas que otros días entran con menos esfuerzo. Los ataques no eran malos, aunque si demasiado estáticos y se perdían varios pases por la falta de movimiento del resto de compañeras. Solo Sandra y una Lucía Pereiro, que va mejorando poco a poco su tiro, conseguirían anotar en estos minutos mediante acciones individuales. La defensa hacía aguas por estar falta de actividad y concentración, además de que en frente había un equipo con muchas virtudes: Jugadoras más altas que las nuestras, mejores penetradoras y que estaban acertadas en las finalizaciones de cara al aro. El partido pronto se puso muy favorable para unas más experimentadas coruñesas, refrendando su favoritismo en la cancha con un muy buen trabajo de todas las jugadoras y de su entrenador (34-9, minuto 30).









Tras la vuelta del descanso, las locales dieron entrada a jugadoras que menos habían participado hasta el momento en el encuentro con una doble finalidad; Por un lado, dar minutos a todas al ver el partido sentenciado y por el otro, proteger a aquellas jugadoras con más faltas personales. Esto hizo que el poder anotador de las colegialas se resintiera y el tanteo fuera más igualado que en cuartos anteriores. Las cambresas no fueron capaces de aprovecharse de esta circunstancia y tomaron decisiones demasiado precipitadas, confundiendo ritmo y ataques rápidos con un juego precipitado e individualista. Se seguía jugando muy estático, solo se movía la jugadora sin balón que, ante este panorama, optaba muchas veces por finalizar con un tiro de media distancia sin haber movido la pelota antes. La falta de movimiento también era sinónimo de malos pases y pérdidas de balón, que eran castigados con rápidos contragolpes colegiales aprovechando los malos balances defensivos de las cambresas. Por fin se reconciliaría con la canasta Celia, aunque todas las cambresas fallaron muchísimo en su acierto de cara al aro (44-13, minuto 30).






Llegados los últimos 10 minutos de partido, pudimos ver los mejores minutos de las cambresas y a la vez el tanteo parcial más igualado de todo el encuentro. El partido se convirtió en un auténtico correcalles de ida y vuelta en el que ninguno de los dos equipos tenía el control del balón. Muchas pérdidas y robos de balón generaban multitud de ocasiones en ambos aros. Las cambresas conseguían correr más, tener más presencia bajo aros con Lucía Andrade y Celia y capturaron más rechaces tanto en defensa como en ataque, donde nuevamente nuestra número 9 volvió a sumar puntos. Hubo reparto para todas las jugadoras, con buenos minutos de gente como Sara con su buena defensa, Lucía Andrade con rebote y buenos pases, Andrea Rey forzó muchas faltas a sus pares, Nerea puso muchas ganas e intensidad en defensa, Alejandra ayudó mucho a generar juego y partidazo de Sandra, con su liderazgo defensivo y su velocidad y verticalidad en ataque. Las coruñesas también tuvieron buenos minutos, jugando jugando un baloncesto que involucraba a todo su quinteto en cada ataque y en el que cada acción individual dejaba detalles técnicos muy buenos en todas las jugadoras. Las visitantes seguían muy irregulares en defensa, lo que les lastró enormemente a lo largo de todo este partido para conseguir un tanteo más igualado.






Con este resultado, Esclavas accede a la siguiente ronda de la Copa Primavera ´18 y las cambresas quedan eliminadas por una diferencia de – 43 puntos, poniendo punto y final a sus partidos y competiciones oficiales.


Desde el Club queremos desearle mucha suerte al equipo de Esclavas en sus futuros compromisos.

Y por supuesto queremos felicitar a todas nuestras chicas por una gran temporada, mejorando resultados y rendimiento, tanto individual como colectivo, con respecto a la temporada pasada.


Más y mejor en la temporada que viene. Ahora seguirán los entrenamientos hasta finales de junio, dedicados a la mejora técnica-individual y colectiva.